QUÉ ES LA SUBROGACIÓN

La Gestación para Otros (GPO) es una práctica que permite a parejas o a personas solteras hetero-LGBT convertirse en padres a través de una inseminación artificial en una mujer externa a la pareja o al futuro núcleo familiar.
Con el fin de lograr una Gestación de Apoyo (GDA), uno o más óvulos son extraídos de una mujer donante, fertilizados in vitro con el esperma del padre o del donante, e implantados en el útero de la madre portadora o sustituta, una mujer que completará el embarazo pero que ha decidido no ejercer su maternidad más allá del proceso de gestación y parto, por lo que renuncia de forma explícita al ejercicio de sus derechos sobre el niño.

Los óvulos pueden proceder de la madre sustituta (Subrogación Tradicional) o ser de otra mujer: la aspirante a madre en el caso de una pareja heterosexual o lesbiana, o una donante en el caso de una pareja homosexual, de un soltero o de una pareja infértil (Subrogación Gestacional). Esta segunda opción, aunque más cara, es hoy la más común en Occidente. Ambas mujeres son remuneradas por sus aportaciones, que suelen requerir terapias hormonales. La remuneración puede adoptar la forma de un reembolso de los gastos o de un salario real.

Consultas maternidad subrogada

LA DONANTE DE ÓVULOS

La donante, que también renuncia contractualmente a cualquier reclamación sobre el niño, es seleccionada a través de una agencia especializada y suele ser anónima.

 

Los futuros padres dispondrán no obstante de extensa información sobre ella, acerca de aspectos como su salud, su profesión y nivel de estudios, grupo racial, etcétera, aunque no conocerán su identidad.

Subrogación en España

LA AGENCIA

La GDA comporta una serie de acciones y procesos que pueden ser llevados a cabo en solitario por los futuros padres o con la mediación de una agencia.

En este segundo caso, la Agencia se ocupa de encontrar a la donante, a la madre portadora, una clínica especializada en medicina reproductiva, una consulta de abogados que gestione todos los aspectos legales y contractuales y un seguro médico que provea la cobertura sanitaria necesaria. La Agencia se ocupará asimismo de coordinar el trabajo y la participación de todos los actores de modo que los futuros padres, que generalmente no pueden permanecer en el país donde tendrá lugar la GDA durante todo el proceso, puedan dedicarse exclusivamente a la parte directamente vinculada con su futura paternidad y delegar la gestión logística, legal y administrativa en la Agencia.

Proceder sin la mediación de una agencia resulta sin duda más barato pero requiere tiempo, energía y algunos conocimientos de la lengua y de la realidad burocrática y administrativa del país donde se llevará a cabo la GDA, pues hay que comunicarse personalmente con las compañías aseguradoras, con los abogados, funcionarios de la administración, etcétera.

LAS FASES Y LOS TIEMPOS

Se deben contemplar, al menos, de dos a cuatro viajes al país donde se realizará la subrogación: el viaje para conocer la Agencia,  el viaje en el que se conocerá a la portadora, el de implante de los embriones y el viaje con motivo del nacimiento y entrega del niño.

Son viajes que se pueden preparar con antelación (salvo emergencias tales como el parto prematuro), de modo que puedan encontrarse tarifas de vuelo y de alojamiento más baratas. Cada viaje será una gran oportunidad para que los futuros padres y la madre portadora y su familia se conozcan. Si todo va bien, el proceso completo durará unos dos años. El último viaje será, de hecho, una estancia de varias semanas, pues lo ideal es que el futuro o los futuros padres acudan unas semanas antes del nacimiento previsto del bebé y permanezcan en el país hasta que su hijo reciba el pasaporte y pueda viajar.

En la mayoría de ocasiones, se logra que el embarazo prospere en las tres primeras tentativas. Es posible que queden embriones que deban ser congelados y sobre los que habrá que decidir qué destino se les da: donarlos a parejas infértiles, cederlos para investigación científica, conservarlos por tiempo indefinido o destruirlos. También debe tenerse en cuenta que, como en cualquier procedimiento de inseminación artificial, el porcentaje de embarazo gemelar es alto (a menos que se decida transferir un solo embrión al útero, con lo que disminuye la probabilidad de embarazo).

LA MADRE SUBROGADA

Es necesario aclarar que existen situaciones muy diferentes en cuanto al ejercicio de la maternidad para otros. En algunos contextos y países, las madres sustitutas son mujeres pobres que se prestan al trato por pura necesidad económica, mujeres que son vergonzosamente explotadas, faltadas a su dignidad y expuestas a graves riesgos para su salud. Esta situación nos parece desoladora y repugnante y es por ello que BabyYou trabaja exclusivamente en países donde sabemos con certeza que el ejercicio de la maternidad subrogada es una práctica que se ejerce en condiciones de absoluta dignidad, respeto y libertad para las mujeres.

En los países occidentales que permiten la GDA, las agencias y las clínicas son realidades comerciales, pero legal y éticamente escrupulosas. Por ello, las madres subrogadas deben cumplir ciertos requisitos: deben ser ya madres, estar libres de presiones económicas, ser conscientes de los distintos aspectos médicos y legales que atañen a la GDA y sentirse principalmente impulsadas a llevar a cabo el embarazo por el deseo de ayudar a una pareja estéril u homosexual.

En segundo lugar, la madre subrogada tiene que ser “compatible” con la pareja o los solteros a los que ayudará a ser padres desde todos puntos de vista: motivación, salud, frecuencia deseada de contactos entre ambas partes, ideas sobre el futuro de la relación, identidad de puntos de vista en caso de que existan problemas durante el embarazo o el parto, etcétera. De hecho, el proceso es casi a la inversa: es la madre de apoyo la que decide si quiere ayudar a una determinada pareja a convertirse en padres.

En cuanto a la relación entre la pareja y la madre subrogada, ésta puede ser puramente formal y de corta duración o puede ser intensa, cariñosa y prolongada en el tiempo, llegando incluso la madre de apoyo a ser conocida por los niños como la persona que les ayudó a venir al mundo.

babyyou-vert-madre-bebé